Con crios se debe tener mas cuidado

No se porque ahora de repente me ha venido a la cabeza el día en el que decidí quitarle a mi pequeña el pañal, la verdad que mis miedos eran grandes ya que no sabía cómo se le iba a dar, a mi hermana le queda poco para empezar con su retoño y quizás por eso me han venido esos recuerdos a la cabeza. Es un momento complicado para ella y paras ti, la verdad que yo lo intente cuando me dijeron, en verano que es cuando menos ropa tienen y no hace frío para lavarla en cualquier momento, los primeros días recuerdo estar muy agobiada sobre todo porque la pobrecita lo hacía por donde pillaba, daba igual si estaba sentada en el sofá o jugando en el suelo con sus juguetes, era complicado sobre todo por el tema de la tela dl sofá ya que debía lavarlo en cuanto me daba tiempo, menos mal que la tela es muy agradecida y con una bayeta húmeda no quedaba ni rastro de un pis tras otro pis.

Lo que más me preocupaba era la cama, durante la noche no podía controlar el momento en el que hacía pis y el pañal ya debía desaparecer, claro en primer lugar el hecho de que estuviera mojada y no darme cuenta me daba pavor, pero tampoco podía estar de guardia toda la noche, me levantaba de vez en cuando y tocaba su culito y la cama para ver si notaba humedad, es verdad que dormía pocas horas pero debía estar pendiente de ella. Mi otra preocupación era la del colchón, las sábanas mojadas de pis se lavan y aquí no ha pasado nada, pero el colchón es diferente podía incluso pudrirse, por lo que busqué más información de cómo proteger el colchón de ella y el mío cuando dormía conmigo. Enseguida encontré la solución había unos empapadores que se podían poner en la cama cubriendo el colchón que no calaban para nada ni una gota, por lo que no lo dudé, los había desechables pero no quería estar todo el rato quitándolos de la cama al final incluso salen más caros, así que me decidí por un cubre colchón que pongo como sabana bajera y me importa poco que la niña en ese sentido pueda calar el colchón ya que se convierte en una misión imposible de conseguir.