La importancia de decidir bien

Si tenéis hijos en edad escolar me vais a entender a la perfección, todos los padres o la mayoría soñamos con que nuestros hijos hagan una buena carrera que les conduzca a triunfar en la vida, una carrera que les permita tener un trabajo fantástico que les permita vivir con comodidades y haciendo lo que les apasione, nos da igual lo que sea lo que decidan estudiar, siempre que tengan con vestir con traje y corbata nos va bien.

Cuando la cosa no es así, lo aceptas e intentas que lo que elijan por lo menos sea algo con futuro, algún oficio que sea productivo y no falte. Mi hijo se decantó por la mecánica, yo quería que hiciera una ingeniería y al final se ha decidido por la mecánica. Es lo que le gusta, lo que le apasiona, cuando lo veo con su padre en el garaje desmontando piezas y volviéndolas a montar y conseguir que el aparato funcione me doy cuenta de que es lo que le hace feliz, y por añadidura a mi también.

Así que para facilitarle el aprendizaje y la tarea lo que hacemos es que compramos de los desguaces motoresdesegundamano para que los desmonte y los investigue de cien maneras diferentes, es como los tatuadores que empiezan tatuando pieles de cerdos para hacer las pruebas y practicar. Yo lleno el garaje de piezas y motores y todo lo que tenga que ver con los estudios del niño para que pueda practicar siempre que quiera.

El padre lo ayuda en lo que puede aunque a estas alturas el casi profesional es el niño y le explica a mi marido asombrado el funcionamiento de los circuitos y de todos los cables que terminan en sus manos.

La experiencia me ha enseñado que no podemos elegir por nuestros hijos, que es su vida y como tal deben de tomar las decisiones que ellos crean convenientes, nosotros, los padres estamos para apoyarlos y guiarlos por el buen camino, procurando que no les falte la disciplina y el bien estar, intentando por todos los medios que consigan realizar los objetivos que se plantean cuando llega el momento de tomar decisiones importantes en la vida. El apoyo de la familia es un pilar fundamental en la educación de los hijos, esa generación que hará cosas grandes en el ámbito de la tecnología y la investigación. Ayudémoslos.